LA TECNOLOGÍA ESTÁ PARA SERVIRTE

Hoy en día es muy fácil caer en una visión instrumental de la tecnología, ya que ésta impregna todos los aspectos de nuestra vida. En este artículo más que recomendarte herramientas vamos a comentarte un enfoque de cómo podemos ver los desarrollos tecnológicos para que estos sirvan a nuestras necesidades y no terminemos siendo simplemente consumidores pasivos.

Es muy común ver películas y series dónde nos atemorizan con el dominio de los robots y la inteligencia artificial. Sin embargo, esas apocalípticas escenas son más sutiles en la realidad.

Se trata de que muchas veces somos seducidos por la publicidad y terminamos perdiendo la visión de nuestros objetivos originales. Un claro ejemplo es la infoxicación que viene a ser una especie de saturación informativa. Quizás a todos nos ha pasado en algún momento en esta era de la información como señala el sociólogo Manuel Castells. Entramos al navegador, ya sea desde nuestro dispositivo móvil o de escritorio con la finalidad de buscar algún dato o información en específico y de repente saltan varios artículos o videos “interesantes” y terminamos leyendo o viendo otro tema casi radicalmente distinto al que estábamos buscando inicialmente. Resulta que la lista de “contenidos interesantes” es infinita y nunca vamos a tener suficiente tiempo para verlos y procesarlos todos, por lo que terminamos despistando y perdiendo tiempo.

Este caso muestra cómo en vez de servirnos del desarrollo tecnológico que nos permite tener mayor acceso a más información en menor tiempo nos termina jugando en contra haciéndonos perder nuestro horizonte.

Para evitar este tipo de situaciones debemos tener claro primero, qué es lo que queremos y qué necesitamos para lograrlo. Una vez definido esto podemos evaluar qué herramienta se adecúa más a nuestras necesidades. Ahora es momento de recordar que la tecnología es un medio que nos permite optimizar procesos y alcanzar objetivos, no un fin en sí mismo.

Ahora con esto que estamos diciendo, no nos referimos que la tecnología es buena o mala, por supuesto que tiene un fin, pero también está en nosotros empoderarnos de ella para sacarle el mejor provecho posible, en la educación, el deporte, los negocios, la vida personal y social entre otras muchas esferas de la vida donde puede ser y es aplicada.

La tecnología no busca privarnos de la realidad sino maximizar sus alcances, capacidades y percepciones. Por esta razón debemos hacer uso consciente de ella, debemos ser siempre responsables.

Otra cosa que debemos comprender es que los instrumentos tecnológicos no se manejan solos y que siempre requieren de lo humano, por lo tanto, la presencia de más tecnología no conlleva a logro de las metas.

El uso de las nuevas tecnologías tampoco significa que debemos dejar de usar métodos confiables que nos han estado funcionando por otros de los cuales no tenemos certeza de viabilidad aún. La clave es no olvidar lo aprendido del pasado y combinarlo con los nuevos desarrollos.

De esta forma podremos relacionarnos con la tecnología de una forma mucho más adecuada sin convertirnos nosotros en el instrumento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.